Empresas

Tipos de financiación para empresas

Hoy en día, hay diversos métodos de financiación a los que una empresa tiene la posibilidad de recurrir, los cuales a su vez suelen variar de acuerdo a distintos factores. En este sentido, un aspecto a considerar consiste en la fuente de financiación, es decir, ¿de dónde proviene el dinero? Una se trata de la financiación propia, pese a que las empresas no tienen siempre la oportunidad de optar por esta vía, en cuyo caso la financiación procedería del capital social otorgado por los socios de dicha compañía. La otra fuente de financiación sería  acudir a fuentes externas, lo cual quiere decir que buscan la financiación necesaria fuera de la compañía.

¿A qué clases de financiación pueden acceder las empresas?

Al desear solicitar alguna clase de financiación para empresas, y no tener la certeza de cuál de las alternativas es la más apropiada, conviene conocer cuáles son las opciones de financiación disponibles a fin de escoger la más adecuada. En este sentido, los tipos de financiación externa para empresas que se pueden solicitar son los siguientes:

Crédito comercial

Igualmente conocido como “descuento comercial”, se trata de una prórroga que por lo general las empresas suelen otorgar a sus clientes durante un convenio de compra-venta tanto de servicios como de bienes. En estos caso a la empresa conviene pagar a 60 días, a fin de que pueda tener suficiente tiempo para vender los bienes comprados al proveedor.

Póliza de crédito

Las pólizas o créditos consisten en una operación donde alguna entidad financiera ofrece a la empresa alguna determinada cantidad de dinero a fin de que la misma pueda disponer del dinero de acuerdo a sus necesidades. La empresa contará con dicho dinero a su disposición y podrá gastarlo de acuerdo a lo que le haga falta, al igual que ocurre con las tarjetas de crédito. Cabe mencionar que sobre el dinero gastado, se generan  ciertos intereses, los cuales pueden ser del 4% de acuerdo a la entidad financiera.

Préstamo bancario

Se encuentra, tal vez, entre las clases de financiación para empresas más comunes que existen. Pertenece al grupo de métodos de financiamiento a largo plazo, debido a que normalmente consiste en altas sumas de dinero.

En estos casos, la empresa solicita el capital necesario a la entidad financiera y después se encarga de devolverlo, por lo general, a través de cuotas mensuales junto a los intereses propios. Se trata del tipo de financiación que normalmente se usa al comprar bienes de inversión, al igual que para lanzar proyectos nuevos, o hacer frente a otros gastos grandes.

Línea de Crédito

A través de esta clase de financiación, la entidad financiera ofrece a las empresas una determinada cantidad de fondos a lo largo de cierto tiempo. en este caso, los intereses suelen variar de acuerdo no solo a la cantidad de dinero solicitada, sino también al margen de tiempo que la empresa requiere que se encuentre disponible. Sus características la convierten en una opción perfecta para esos proyectos que no cuentan con un presupuesto cerrado, y al iniciarlos, aún se desconoce la cantidad de dinero exacta que se requiere para poder llevarlos a cabo.

Crowdlending

El crowdlending supone un tipo de financiación incluso más novedoso. Por lo general, existen empresas online que se enfocan especialmente en otorgar préstamos; las mismas se encargan de conectar a aquellas empresas que buscan financiamiento con los inversores que podrían ofrecérsela. Se trata de un tipo de financiación entre particulares, cuyo interés normalmente es de un 5% y, por lo general, no cuenta con costos por cancelación anticipada.

Subvenciones

En esta clase de financiación para empresas, el capital suele ser proporcionado por la administración pública, por lo que en algunos casos, de acuerdo al sector al cual pertenezca la empresa, y si la misma cumple además con ciertos requisitos, existe la posibilidad de que se considere como patrimonio y en consecuencia, no sea preciso realizar la devolución del préstamo. Asimismo, hay que señalar que la mayoría de las subvenciones se encuentran destinadas a I+D o adquisición de maquinaria indispensable. De igual modo, se puede decir que este tipo de financiación se trata de una alternativa frecuentemente usada por aquellas empresas que recién han comenzado y requieren el capital para poder empezar a desarrollar su actividad empresarial.

Inversor accionista

Igualmente llamado “Business Angel”, es una clase de financiación donde las personas son quienes se encargan de invertir en las empresas que, por lo general, suelen ser de nueva creación y requieren de recursos económicos a fin de poder iniciar su labor.

En este caso, las empresas obtienen el dinero necesario a cambio de proporcionar una participación accionarial a los inversores, quienes podrían participar, o no, de forma activa dentro de la compañía. Y es que estos inversores por lo general llevan a cabo estas acciones buscando obtener algún retorno a corto plazo de su inversión.

Factoring

En este caso, a la empresa se le anticipan las facturas pendientes de cobro, es decir, que la misma cede los derechos de cobro a fin de recibir un determinado interés. Ahora bien, para lograr recurrir a este tipo de financiación, la empresa deudora debe ser bastante solvente, dado que en caso de no pagar los reclamos se realizarían a quien se han cedido las facturas y no a la compañía.    

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.